Tomba dei Giganti di Madau

Arqueología Sarda

El patrimonio arqueologíco de Cerdeña es muy importante en particular el periodo prehistórico.

La isla no es todavía muy conocida en este aspecto lo cual hace posible visitar en otoño e invierno, los sitios arqueologícos en total soledad. La presencia del hombre en Cerdeña está documentada desde el paleolítico inferior, 500.000 años atrás.

En el neolítico se desarrolla en la isla una importante civilización que construye las estatuas-menhir, los círculos funerarios, allée couvertes y dolmen (Sa Coveccada, cerca de Mores es el más grande en la cuenca del Mediterráneo).

En el periodo neolítico se cavan en la roca pequeñas cuevas artificiales, tumbas llamadas en Cerdeña “domus de janas”. Janna es uno de los nombres de la la diosa madre mediterránea que indíca al mismo tiempo la puerta, el tránsito entre vida y muerte. Alrededor del año 3.000 a.C. sobre un lugar más antiguo de culto fue construida una “ziqqurat”, templo-altar en forma de pirámide escalonada, rrarísimo monumento en el Mediterráneo occidental: el santuario de Monte d’Accoddi, en las cercanías de Porto Torres. A partir del 2.000 a.C. se desarrolla la civilización nurágica. Una herencia exclusiva de Cerdeña que se expresa con más de 7.000 nuragues, fortalezas, castillos prehistóricos, antiguos simbolos del poder, construidos en forma de torre con enormes piedras labradas superpuestas sin utilizar argamasa.

Los lugares de culto más importantes de esta civilización son los pozos sagrados que tienen un plan a ojo de cerradura, simbolo de la diosa madre.

En ellos se practicaban los ritos purificatorios de las aguas. Otras estructuras peculiares son la sepulturas llamadas « tumbas de gigantes », construcciónes megalíticas con un plan en forma de cabeza de toro. El dios Toro, simbolo de fuerza, protegia el difunto en el viaje post-mortem. Los testimonios más importantes de la civilización fenicio-púnica se encuentran en Cerdeña. Los Fenicios, expertos marineros que venian del actual Líbano, crearon en Cerdeña puertos mercantiles cerca de promontorios y en islotes. Ciudades fundadas por los Fenicios en torno al 800 a.C. son Sulci (San Antioco), Karalis (Cagliari), Nora, Bithia, Tharros, Cornus. En el interior fueron construidas dos fortalezas para el contról de la zona minera: Pani Loriga y Monte Sirai.

Hacia el 510 a.C. los Cartagineses conquistan Cerdeña y con ellos crecen las ciudades y la economía. Con la ocupación romana, desde el 238 a.C. hasta el 450 d.C., Cerdeña alcanza el maximo desarrollo, sobre todo en el periodo imperíal. A lo largo del siglo II d.C. Roma construyó en las ciudades sardas edificios termales, foros, anfiteatros y templos.


Imprimir   Correo electrónico