Cala Goloritzé

Costas de Cerdeña

En Cerdeña hay una gran variedad de costas, determinadas por el aspecto geológico de la isla, formada preferentemente de rocas scistosas, granitos, calcareas y traquitas volcánicas.

Se pasa pronto de una costa alta de acantilados, a una costa de rias, más rica de ensenadas y promontorios que delimitan playas encantadoras. La costa de alcantilados puede ser formada de scistos del período Cámbriano, como en Nebida-Masua en el sur-oeste de la isla, o de calcareas del período Cretáceo y Jurásico, en Capo Caccia, cerca de Alghero y en el Golfo de Orosei, entre Cala Gonne y Santa Maria Navarrese. Esta es una costa totalmente salvaje y protegida,visitable solamente en barco o a pié. Hay lindisimas playas creadas por los rios que desembocan en una mar turquesa y que en millones de años trazaron tortuosos recorridos aquí conocidos con el nombre de “codule”.

Como no mencionar las playas de Cala Fuili, Cala Luna, Cala Sisine, Biriola, Mariolu, Cala Goloritzè. Otra costa muy bien conservada es la volcánica entre Alghero y Bosa, 40 kilómetros totalmente deshabitados punteados de nuraghes, torres españolas y refugios de animales: ovejas, cabras, vacas camperas. Además aquí anida el buitre africano que se puede ver a menudo volando en los cielos de Capo Marrargiu. También las dos lindas islas de S.Antioco y S.Pietro, al sur-oeste, están formadas de traquita volcanica.

Las costas más famosas y celebradas son las graniticas, con abundantes playas y islotes. En el sur-este se destaca el territorio entre Cagliari y Capo Ferrato con la costa de Villasimius, Costa Rei, Capo Carbonara y la isla Serpentara. Al oeste de Cagliari lindisima es la playa de Chia y la Costa del Sud, entre Capo Spartivento y Capo Teulada, donde se pueden admirar la playa de Tuaredda, el islote homónimo y otras playas encantadoras. Pero es en Gallura, al noreste, el territorio costero más lindo de Cerdeña. Las guías Dedalo pueden acompañarlos a visitar los sitios más famosos en coche y a descubrir a pié los lugares más escondidos y secretos. Desde Badesi los granitos se ponen porfídicos hacia el este, en particular entre Isola Rossa y Costa Paradiso, donde se encuentran las maravillosas playas de Cala Rossa y Li Cossi.

Todavia más al este se hallan las playas protegidas por el promontorio de Monti Russu y Cala Pischina, RenaMajori y sobre todo la peninsula de Capo Testa, con sus majestuosos granitos erosionados por el viento y la mar de las Bocche di Bonifacio. Aquí los granitos del Valle della Luna inspiraron a las esculturas sinuosas de Henry Moore. Aún más al este hacia Palau se encuentra el Parque Nacional de La Maddalena, en uno de los más lindos archipiélagos del mundo, donde la mar tiene todas las tonalidades desde el azul al verde esmeralda.

Como olvidar Cala Cuticcio en la isla de Caprera, Cala Corsara y Cala Granara en Spargi, la Playa rosada de Budelli. La belleza no termina aquí sino continua en la Costa Esmeralda, 55 km de costa valorados por el príncipe Aga Khan. La fuerte presenzia de turistas en la temporada de julio y agosto no mete en peligro la belleza y claridad de la mar que puede regenerarse en los otros meses gracias a las corrientes y al viento de Maestral que elimina las impurezas y oxigena el agua. Al sur de Olbia, superado el salvaje promontorio de Capo Ceraso, se llega a Coda Cavallo, al frente de las islas de Tavolata y Molara, el corazón del Parque Natural homónimo. A los lejos se ven las playas de Brandinchi y Lu Impostu y se termina en San Teodoro donde se encuentra la maravillosa playa La Cinta.


Imprimir   Correo electrónico